Inicio
¿Quiénes Somos?
El Cuerpo de Cristo
Otros Sitios
Libro de Visitas
Contactos

"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe ..."
Efesios 4:11−12.
usuario.jpg
¿Es bíblico el Sistema Unipastoral?
Por Mark Frees
PDF ¿Es bíblico el Sistema Unipastoral? ↳Descargar (34.31 KB)
Compartir en
Compartir en TwitterCompartir en Facebook

"Y constituyeron ancianos en cada iglesia..." (Hch. 14:23)

"Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia...Les dijo...Mirad por vosotros, y por todo el rebaño en el que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar (pastorear) la iglesia del Señor". (Hch. 20:17-28)

"Pablo y Timoteo...a todos los santos en Cristo que están en Filipos, con los obispos y diáconos". (Fil. 1:1)

"Por esta causa te dejé en Creta, para que...establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé". (Tit. 1:5)

"¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia". (Stg. 5:14)


"Ruego a los ancianos que están entre vosotros... Apacentad (pastoread) la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente"
. (1 P. 5:1-2)

"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros". (Ef. 4:11)

"Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene un salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación"
. (1 Co. 14:26)

En el verano de 1990, mientras pastoreaba una preciosa y pequeña iglesia en la zona rural del estado de Mississippi, fui guiado a predicar una serie de mensajes acerca del modelo del Nuevo Testamento para la iglesia y su liderazgo. Aquella decisión fue fatídica. Mientras oraba y escudriñaba las Escrituras durante un periodo de varias semanas, había una pregunta inquietante que persistía en entrometerse - una pregunta que presento aquí para la seria consideración del lector: ¿Dónde se encuentra en la Escritura el mandato de que un hombre sea el líder espiritual y la autoridad de la iglesia local? No importa que éste sea el patrón incuestionable seguido por la cristiandad hoy, sino ¿dónde se halla en la Escritura?

Un examen cuidadoso de las Escrituras impresas al principio de este escrito convencerán, creo yo, al honesto lector, de la misma manera que me convencieron a mí, de ciertas verdades:

(1) El patrón del Nuevo Testamento es para que la iglesia sea guiada, no por un "pastor" solitario, sino por un grupo de hombres, designados en la Escritura como "ancianos" o "sobreveedores". Está claro que estos dos términos se refieren al mismo oficio, ("anciano" aparece para referirse al oficio mismo, "sobreveedor" —obispo— a la función del oficio).

(2) No hay ninguna alusión a un oficio de "pastor" en la iglesia local separadamente o superior al de anciano. Estas Escrituras muestran con sencillez que a los ancianos o sobreveedores, se les ha dado el papel primario de pastorear el rebaño. Generalmente hablando, "pastor" es el nombre que describe el don - enfatizando el ministerio de pastorear, y "anciano" describe el carácter del hombre que ocupa ese oficio. Son términos intercambiables (aunque puede haber otros aparte de los ancianos que ejerzan un don pastoral - maestros de la Biblia, por ejemplo). Sí, Dios ha dado "algunos como pastores", pero en ningún lugar en la Escritura se refiere a nadie como el pastor de una asamblea local. A menos que alguien piense que estamos sutilizando sobre palabras, déjeme que recalque que la terminología no es la clave del asunto aquí. El punto que debe tenerse en mente con claridad es que, en el Nuevo Testamento, las iglesias nunca fueron pastoreadas por un hombre, cualesquiera que fueran su título o designación, sino siempre por un grupo de hombres. No leemos nada de ningún "pastor mayor" (ni "misionero mayor") que tenga más grado debido a su tiempo en el ministerio, ni nada de un anciano presidente. De hecho, tales títulos se hallan cerca de la blasfemia, ya que Cristo es "el Príncipe de los pastores" (1 P. 5:4).

(3) La implicación clara es que los ancianos normalmente son establecidos por el Espíritu Santo de dentro del cuerpo local, no llamados o importados de fuera - y ciertamente no de los rangos de un "clero" profesional. No puedo evitar el creer que el proceso de "búsqueda pastoral" moderno de hoy en día, completo con resúmenes, negociaciones de salario, sermones de prueba, y cosas por el estilo, es una penosa ofensa al Espíritu de Dios. De nuevo, nuestra pregunta debe ser: ¿Dónde se halla todo esto en la Escritura?

(4) El ministerio público de la Palabra no es para ser confiado a un hombre en una iglesia local, ni aun a los ancianos como grupo. Este ministerio está abierto para cualquier hermano que ha sido divinamente dotado para esto, y no depende de haber sido "ordenado" por autoridad humana. Pablo no estaba escribiendo a un círculo de clérigos "ordenados" cuando dijo: "Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina...", etc. Aparte de la cuestión de si todos los dones mencionados por Pablo en este versículo siguen operando en la iglesia, ¿tiene esta breve vista de la iglesia del Nuevo Testamento el más mínimo parecido al ministerio singular de hoy?

Consecuencias Tristes
La mayoría de las iglesias de hoy en día confían el liderazgo del rebaño y casi todo el ministerio público a un pastor solitario, quien ha sido elegido de entre el "clero" profesional, importado de fuera de la iglesia, y contratado para recibir un salario convenido (en oposición al soporte voluntario) por sus servicios. ¿Puede el lector - con su Nuevo Testamento abierto ante él - negar que éste es un desvío drástico del patrón bíblico? Sin duda lo es, y ha tenido severas consecuencias en la vida espiritual de nuestras iglesias. Los siguientes son algunos de los problemas que son creados o agravados por este sistema unipastoral que no es bíblico:
 
(1) Perpetúa la deplorable distinción entre "clero" y "laico". Ningún engaño pernicioso del diablo ha sido tan desplegado como esta distinción completamente no bíblico. Los pastores de hoy en día se afligen porque son incapaces de implicar al "laico", sin ni siquiera considerar que es al mismo sistema que divide a los cristianos en dos clases al que hay que culpar. ¡La respuesta no es "envolver" o "implicar" al laico, sino eliminarlo! ¡Fuera con la idea de que la obra cristiana es el área de unos pocos especiales!

(2) Produce en los creyentes la ausencia de responsabilidad en testificar a los perdidos, animar a los hermanos, profundizar en el estudio de la Biblia, visitar a los enfermos, etc., fuera de una consciente o subconsciente suposición de que éstas son "las tareas del predicador". A menudo el único que visiblemente obra por Cristo en la comunidad es el pastor, cuyo testimonio está perjudicado por el hecho de que cobra por hacerlo. Y, ¡cuán raro es el estudio serio de la Biblia fuera del estudio del pastor! Hay un engaño bien extendido de que sólo el pastor "ordenado" está cualificado para minar las riquezas de la Palabra de Dios, y que sólo él es responsable de usar la Palabra para animar a los hermanos y advertir a los perdidos. Como resultado, hombres que han sido creyentes en Cristo por treinta o cuarenta años y "debieran ser ya maestros" (He. 5:12) siguen alimentándose a sí mismos. En nuestras iglesias actuales ésta no es la excepción desafortunadamente. Es la norma. De todo el daño ocasionado por el sistema no bíblico de darle el ministerio de la iglesia a un mero profesional (o en iglesias grandes, a un personal de profesionales), este efecto que debilita a los hombres de nuestras iglesias es quizá el más trágico.

(3) Deja poco o nada de lugar para ejercitar los dones espirituales, aparte de los del pastor, en las reuniones de la iglesia.

(4) Lleva a las iglesias a ser edificadas en la carne, con cosas como programas y promoción, y la personalidad del pastor debe reemplazar los dones espirituales del cuerpo.

(5) Produce un extendido desánimo entre pastores, que están tratando formalmente de llenar un papel que no es bíblico.

(6) Niega a los pastores la comunión en el ministerio que tan desesperadamente necesitan. Normalmente la diferencia en la visión espiritual y la responsabilidad del ministerio entre el pastor y la congregación es tan grande que su única comunión significativa es con otros pastores, que no son colaboradores en el mismo campo, sino que tienen los suyos propios por los que preocuparse.

(7) Tiende a negar la presidencia del Espíritu Santo en la iglesia. Aunque puede que el pastor busque de verdad la mente del Espíritu, su percepción está nublada por su propia personalidad, deseos, etc. Cuánto mejor es, cuando hay que formular planes o tomar decisiones, para los ancianos como grupo, como los que representan el gobierno de Dios en la iglesia, ayunar y orar hasta que el Espíritu Santo obre en ellos para que tengan unanimidad, como en Hechos 13:1-3.

(8) Como toda la responsabilidad del ministerio de la iglesia se le ha dado a un solo hombre, y como es cierto que ningún hombre tiene todos los dones, los pastores (y los misioneros) se ven forzados a usar mucho de su tiempo llevando a cabo un ministerio en el que no han sido espiritualmente preparados por el Espíritu de Dios. La lástima es que si no lo hacen ellos, este ministerio se queda sin hacer.

(9) Crea una situación en la que una persona, el pastor, puede cambiar una iglesia sana doctrinalmente en una iglesia herética de la noche a la mañana. Teniendo varios ancianos, aunque no se asegura la inmunización absoluta en cuanto a los errores doctrinales, sí que se provee de un fuerte control contra la enseñanza herética.

(10) Conduce a una escasez paralizante de obreros cristianos nacionales en muchas áreas de misión, por la presunción de que estos obreros deben ser preparados profesionalmente e importados de fuera de la iglesia. ¿Dónde está la confianza en que Dios ya ha provisto al cuerpo con los dones de liderazgo necesarios?

(11) Pone excesiva presión en la esposa e hijos del pastor, ya que estos se encuentran forzados a vivir en un ambiente de "pecera" como la familia "del predicador".

Éstas no son más que una muestra de las consecuencias que creo que pueden ser llevadas de lleno a los pies de creencias y prácticas que no son bíblicas en lo que concierne al ministerio.

Algunas Objeciones Contestadas

Objeción 1: El papel correcto del pastor no es asumir todo el ministerio de la iglesia, sino movilizar y equipar a los santos para hacer la obra del ministerio. Por lo tanto, la mayoría de los problemas que ha mencionado son resultados, no del sistema unipastoral por sí mismo, sino del abuso de este sistema.
Respuesta: Ya que el sistema unipastoral no está en la Escritura, y está universalmente rodeado por estos problemas, los que lo defienden deberían reconocer que el sistema en sí es una falta, y no tiene ni apoyo ni garantía en la Escritura. El concepto de una iglesia guiada por un pastor (o misionero) que moviliza a los santos para la obra del ministerio suena muy atractivo, pero la experiencia de miles de pastores frustrados testifica que esto simplemente no funciona. Hay una percepción profundamente arraigada en las mentes de la congregación de que la obra cristiana es para un grupo especial. El vacío del clero es el gran inmovilizador de los santos. Cualquiera que trata de abolir este vacío es condenado al fracaso mientras se agarra a un sistema en el que un hombre, preparado profesionalmente y con credenciales, es visto como "el predicador" o "el siervo (único) de Dios". Incidentalmente, aquellos que se adhieren al concepto del pastor normalmente tienen una noción muy limitada de lo que incluye la "obra del ministerio". Por ejemplo, aun el pastor que está equipando a los santos con un énfasis de su ministerio, llamará normalmente a un compañero del clero - no a alguien de la congregación - para ocupar el púlpito mientras él no está.
 
Objeción 2: Lo mejor que produciría lo que ha sugerido sería un liderazgo incompetente en la iglesia, y lo peor una mutilación doctrinal.
Respuesta: Ésta es una acusación seria porque implica que el Espíritu Santo es incompetente al colocar los dones del liderazgo correctamente dentro del cuerpo de la iglesia. ¿Es la educación de un seminario lo que cualifica a un hombre para el liderazgo de la iglesia, o los dones del Espíritu? A menudo hemos sido culpables de dar servicio de labios a lo segundo, poniendo mayor peso sobre lo anterior.
 
Objeción 3: La palabra "sobreveedor" (obispo) aparece en singular en 1 Timoteo 3:2 y en Tito 1:7 donde las cualidades del oficio son descritas. Esto sugiere por lo menos la posibilidad de que "sobreveedor" sea el oficio de un hombre.
Respuesta: Es el uso más natural del lenguaje el emplear el singular cuando se están describiendo las cualidades de un oficio. Por ejemplo, puedo decir: "Un miembro del Parlamento español, (o aun, el miembro del Parlamento español) debe ser un hombre de integridad y honor, etc", sin la mínima implicación de que sólo haya un miembro del Parlamento español, o aun uno por provincia. Recalcar el perfectamente explicable uso que hace Pablo del singular, ignorando la evidencia arrolladora del resto del Nuevo Testamento, sería una extraña exégesis. Una mirada más de cerca a Tito 1:5-7 descarta toda posibilidad de que Pablo fuera partidario del sistema unipastoral. ¿Cómo puede el uso de "sobreveedor" en singular en el versículo 7 tener la posible implicación de que cada congregación debe tener un solo sobreveedor, cuando dos versículos antes Pablo ha introducido el tema recordándole a Tito sus instrucciones para que "establecieses ancianos (plural) en cada ciudad"? A mi parecer, esto es conclusivo.
 
Objeción 4: ¿No estaban las "Epístolas Pastorales" dirigidas a individuos por separado?
Respuesta: Esta objeción está basada en el común concepto erróneo de que Timoteo y Tito eran "pastores" u obispos de iglesias locales. Esto, simplemente no es verdad. Veamos una cita del Zondervan Pictorial Bible Dictionary: "Aunque estas cartas sí que suministran instrucciones que merecen la pena para pastores, no era a pastores a quienes estaban dirigidas en el sentido de hoy en día de este término. Más bien, estaban dirigidas a los enviados especiales de Pablo, para cumplir misiones específicas y a quienes se les confiaban tareas concretas según las necesidades del momento".
 
Objeción 5: Y ¿qué me dice del papel de liderazgo de Jacobo en Jerusalén (Hch.12:17), Epafras en Colosas (Col. 4:12), y Epafrodito en Filipos (Fil. 2:25)?
Respuesta: Esta objeción, la cual he oído en defensa del sistema unipastoral, es un ejemplo patente de estar leyendo la Palabra de Dios a través de las lentes distorsionadas de la tradición. Jacobo, el hermano del Señor, era un varón piadoso junto con los apóstoles (Gá.1:19), no el pastor de la iglesia. Epafras era un evangelista, el "consiervo amado" de Pablo, quien llevó el evangelio a los colosenses (Col. 1:7). ¡Es extraño que él fuera "pastor" de la iglesia de Colosas, ya que nunca se le ve presente allí, sino siempre con Pablo, como en Colosenses 4:12 y Filemón 23! Epafrodito es descrito simplemente como uno de los colaboradores de Pablo, que fue enviado por la iglesia de Filipos para ministrar sus necesidades. ¿Es todo esto evidencia para el sistema unipastoral?
 
Objeción 6: ¿No se refieren los "ángeles" de las iglesias en Apocalipsis 2-3 a los pastores ("Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso..." etc.), y sólo hay uno por iglesia?
Respuesta: Nadie que estuviera leyendo el Nuevo Testamento, aparte de las nociones preconcebidas, se imaginaría jamás que los "ángeles" de Apocalipsis 2-3 se refieren a pastores. Aunque la palabra griega angelos puede traducirse como "mensajero", todas las demás veces que aparece esta palabra en Apocalipsis, ¡y ocurre 76 veces! - incuestionablemente se refiere a ángeles literales. Si significa "mensajero" en Apocalipsis 2-3, aun podría llegar a abarcar con dificultad el significado de "pastor". En todos los casos que el Nuevo Testamento usa la frase "mensajero de..." ("mensajero de Satanás," "mensajeros de Juan", etc.), siempre describe por quién ha sido enviado el mensajero, y nunca a quién. En otras palabras, "el mensajero de la iglesia en Éfeso" probablemente no significaría un mensajero enviado a la iglesia, sino un mensajero enviado por la iglesia, quizá como parte de una delegación para ministrar al apóstol en su exilio en Patmos y para recibir sus instrucciones.
 
Objeción 7: Quizá las muchas referencias que el Nuevo Testamento hace a ancianos múltiples se deben a que, mientras que cada iglesia tenía un solo anciano o sobreveedor, cada ciudad tenía varias iglesias diferentes. Por ejemplo, cuando Pablo escribe a: "los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos" (Fil.1:1), puede que hubieran unas cuantas congregaciones en Filipos, cada una con su propio sobreveedor.
Respuesta: Este razonamiento puede parecer ser la respuesta a ciertos pasajes, pero ciertamente falla en vista de otros, tales como Hechos 14:23 ("Constituyeron ancianos en cada iglesia..."), Santiago 5:14 ("Llame a los ancianos de la iglesia"), etc.
 
Objeción 8: Aun si pudiera probarse que las iglesias del Nuevo Testamento tenían varios ancianos, esto no tendría por qué ser normativo en la iglesia actual necesariamente. Después de todo, todos están de acuerdo en que los creyentes en la iglesia de Jerusalén vendieron sus bienes y tenían todas las cosas en común, pero nadie sugeriría volver a tal modelo hoy en día.
Respuesta: Decir que el modelo de la iglesia del Nuevo Testamento no es normativo para las iglesias actuales es equivalente a decir que Dios nos ha dejado completamente sin ningún modelo. ¡Doloroso pensamiento! ¿Nos ha dejado realmente Dios a la merced e ingenuidad humana en decidir cómo debe conducirse el ministerio de Su iglesia? Al contrario, digamos con el salmista, "estimé rectos todos tus mandamientos sobre todas las cosas" (Sal. 119:128). En cuanto al sistema comunal de la iglesia de Jerusalén, está bien claro que este no era el modelo de todas las demás iglesias del Nuevo Testamento. Estas acciones de los primeros creyentes de Jerusalén fueron mandadas por circunstancias específicas que no se repitieron, que sepamos nosotros, en ninguna otra asamblea del Nuevo Testamento, (se supone que el sistema fue pronto interrumpido aun en Jerusalén). Este ejemplo no puede utilizarse para justificar el haber fallado en conformarse al modelo del Nuevo Testamento cuando está tan claramente revelado.
 
Objeción 9: No puede negar que a través de los años Dios ha bendecido poderosamente a muchos pastores e iglesias que han usado el sistema unipastoral, y aún continúa haciéndolo hoy.
Respuesta: A nadie se le ocurriría negar tal cosa. Aun así, los problemas mencionados antes tampoco pueden ser negados razonablemente. Y ¿quién diría que el fruto y utilidad de la iglesia en conjunto están cerca del nivel divinamente deseado? Además, es un error pensar que porque Dios esté bendiciendo con gracia a alguien que esté operando bajo ciertas creencias o prácticas, Él las apruebe. Dios ha usado grandemente, por ejemplo, a muchos predicadores, maestros, y misioneros que mantenían la doctrina no bíblico del bautismo de infantes. Y aun así, ¿quién de nosotros sugeriría que esta vista tiene la sanción de Dios, o que no es importante sostener la vista bíblico del bautismo? Gracias a Dios, Él no requiere de nosotros que seamos perfectos en nuestra interpretación de la Escritura antes de usarnos. Si fuera así, ¿quién podría esperar ser usado? Pero cuando se nos da luz en las Escrituras, es nuestro deber y gozo conformar nuestras creencias y prácticas a la Palabra de Dios.
 
Objeción 10: Un sistema de varios ancianos sí que puede resolver algunos problemas, pero a la vez creará otros nuevos por sí mismo.
Respuesta: Esto lo admito con buena voluntad. De todas maneras, cuando actúas bajo el modelo bíblico los problemas que surgen son bíblicos. Esto es, son problemas que ya han sido anticipados en la Escritura, y es en la Escritura donde se ha provisto de guía para esto. No olvidemos, también, que aparte de la cuestión de los problemas que pudieran resolverse o crearse, debemos seguir el modelo del Nuevo Testamento simplemente porque es el modelo del Nuevo Testamento. Nos conformamos a la autoridad de la Escritura como una cuestión de principio, no por razones pragmáticas. Pero cuando lo hacemos, encontramos invariablemente que el camino de Dios es el mejor.
 
Objeción 11: Seguramente no piensa que todos los problemas que ha mencionado anteriormente se desvanecerían si nuestras iglesias simplemente cambiaran su modelo de liderazgo.
Respuesta: Desafortunadamente, no. O no de la noche a la mañana, al menos, particularmente donde la mentalidad clero-laico ha estado firmemente arraigada durante décadas. Pero aun en tal caso, el regreso al modelo del Nuevo Testamento, si se adoptara de todo corazón por toda la congregación, ciertamente produciría un efecto drástico. Los muchos problemas y actitudes no bíblicos apoyados por la falsa distinción del clero-laico podrían al fin ser resueltos. En otras situaciones, donde un nuevo comienzo es posible (tal como en el campo de misión, en iglesias nuevas, o con nuevos convertidos), estos problemas pueden ser evitados del todo.

¿Qué diremos entonces? El pastoreo de un solo hombre, lejos de tener la sanción de la Escritura, es esencialmente una repetición "protestantizada" del sistema sacerdotal Católico Romano. Para aquellos de nosotros que tenemos la Biblia en vez de la tradición como nuestra autoridad, es tiempo de escudriñar fervientemente las Escrituras para ver si estas cosas son así.

Quisiera que cada lector de esto pudiera disfrutar de la bendición que yo encontré cuando "volví mis pies a tus testimonios" (Sal.119:59), y escoger el reunirse en comunión con aquellos que se reúnen en la sencillez y orden del Nuevo Testamento.

Mark Frees

Ttraducido por Neria Díez Sánchez
Editorial Discípulo, Apartado 202, 22080 Huesca (España)
E-mail: editorial@discipulo.net, teléf.-fax +34 974-23-07-02

Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Comentarios
No se encontró ningún comentario.

Agregar Comentario
*
*(No será publicado)
*
*

← Volver a todos los artículos
Síganos en Síganos en TwitterSíganos en Facebook
Ingreso Usuarios
Usuario: 
Contraseña: 
Registrarse   ¿Olvidó su contraseña?
Comparta esta página web con sus amigos y familiares para que ellos también conozcan de Cristo.
» Recomienda esta Página Aquí «
Película Recomendada
fireprof.jpg
Jamas abandones a tú pareja especialmente en un momento díficil
>> Ver Resumen  2 Comentarios

Hermanos en Comunión
Contactos: contactos@hermanosencomunion.net.
© 2009. Colombia - Suramérica.
Última Modificación: Jueves 22 de Febrero de 2018, 2:29pm
Cantidad Total de Visitas: 913971
Diseño y Desarrollo por ItrioNET.