Inicio
¿Quiénes Somos?
El Cuerpo de Cristo
Otros Sitios
Libro de Visitas
Contactos

"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe ..."
Efesios 4:11−12.
gino_iafrancesco.jpg
Roma en la Profecía de Daniel (1)
Por Gino Iafrancesco
PDF Roma en la Profecía de Daniel (1) ↳Descargar (105.47 KB)
Compartir en
Compartir en TwitterCompartir en Facebook

PREFACIO

El libro de Daniel es básico para la escatología y para el entendimiento del resto de las profecías bíblicas, especialmente las del Apocalipsis. De la misma manera, el papel de Roma en las profecías de Daniel es crucial para la consideración de los tiempos modernos que caen en la parte final del esquema profético.


Con el presente opúsculo se piensa simplemente a consideración algunos puntos cruciales que sirvan de ayuda a las personas que desean internarse poco a poco en los tesoros de la escatología.  Se aconseja, sin embargo, que los estudios escatológicos no se aíslen ni se descentren del propósito central de la Palabra de Dios, sino que más bien le sirvan como marco de referencia.


El opúsculo se escribió en el Paraguay durante el primer trimestre de 1983 a pedido de hermanos en Cristo que participaron de exposiciones orales sobre el tema dadas por el autor en tiempo atrás. La nota preliminar es posterior.


Las citas de las Escrituras se han tomado de la versión Reina-Valera de 1960.  Para las citas de los libros de los Macabeos se ha utilizado la versión Latinoamericana, cuyo texto consideramos aceptable, aunque no necesariamente sus comentarios, los cuales juzgamos a veces tendenciosos, por lo cual no los aprobamos.

Gino Iafrancesco Villegas.



PRESENTACIÓN

No deseamos molestar, ni mucho menos ofender a nadie, con la presentación de este estudio de la profecía bíblica; deseamos, sí, encarar esta porción de la Palabra divina, porque siendo efectivamente eso, Palabra de Dios, no está de sobra en las Escrituras, sino que tiene su lugar correspondiente para un propósito del Altísimo.


Dios desea que al estar comprometidos con Su causa, estemos enseñados en Su Palabra acerca del desenvolvimiento de los planes divinos. Estamos confiados en que el estudio del tema escritural que aquí nos ocupa, nos ayudará en la fe, en el fervor y en el discernimiento. De una cosa estamos seguros, y es del hecho de que esas profecías están allí para nosotros de parte de Dios, y para nuestro provecho y el de Su gloria.


La intención, pues, que nos mueve al encarar este estudio, procura estar de parte de la verdad, y de la verdad en amor. Repetimos, pues, que no es nuestro propósito ofender a nadie, ni indisponer el corazón de ninguno contra alguien, sino más bien, el que nuestros ojos sean alumbrados por la deslumbrante luz de la Palabra divina, de manera que podamos conocer mejor la voluntad de Dios y ajustarnos más estrechamente a ella.


Las realidades evidenciadas pueden parecer quizá demasiado duras para alguna u otra persona, pero recordemos que lo que estamos encarando es nada menos que una porción del tesoro de la revelación divina. Deseamos, pues, imponer a nuestra exégesis la mayor honestidad e integridad porque la responsabilidad es grande.


¿Por qué enfocar precisamente a Roma? porque, como veremos, ella está íntimamente relacionada con los acontecimientos finales, y aunque, si bien, no los copa todos, si tiene en ellos un lugar muy preponderante. En razón, pues, de la importancia que le concede la Palabra divina, iniciamos esta serie escatológica, Dios mediante, enfocando a Roma en la profecía de Daniel.



CREDENCIALES DEL LIBRO DE DANIEL ANTE LA CRÍTICA

El libro de Daniel ha recibido varios ataques desde hace muchos siglos, pero de todos ellos ha salido perfectamente airoso. La presuposición crítica antisobrenaturalística que no puede creer en el fenómeno divino de la profecía, desde Porfirio en el siglo III d.C., ha querido presentar al libro de Daniel como escrito en fecha posterior a los acontecimientos de la época de Antíoco Epífanes.


Para sostener su posición, la crítica destructiva se ha valido de supuestos anacronismos, todos los cuales, sin embargo, han sido refutados por la investigación posterior. A Porfirio lo refutaron ya en su época Tertuliano de Cartago, Metodio de Olimpo, Eusebio de Cesarea, Apolinar de Laodicea y otros.


No obstante, el racionalismo de loe siglos XVII y XVIII intentó revitalizar el derrotero refutado de Porfirio. Atacaron el libro, por ejemplo, Uriel Acosta (1590 1647), Antonio Collins (1727), Leonardo Berthold (1806 8), S. R. Driver (1846 1914). Gustavo Hoelscher (1919), y ya adentrado el presente siglo también E. L. Curtis, Cornill, A. A. Bevan, Prince, etc.
 
Son abundantísimas las razones para desechar el argumento de Porfirio y de los críticos modernos. El Señor Jesucristo mismo utilizó el libro de Daniel como auténtico (Mt.24:15; 16:13; 26:24; 25:46), y a él se alude abundantemente en el Nuevo Testamento (Daniel capítulo 1 en Apocalip¬sis 2:10; capítulo 2 en Apocalipsis 11:13; 16:11; Mateo 24:6; Mar¬cos13:17; Lucas 21:9; Apocalipsis l:1; 4:1; 22:6; 1:19; 20:11; 11:15; 1 Corintios 14:25; Apocalipsis 17:14; 19:16; capítulo 3 en Apocalipsis 10:11; 13:15; capítulo 4 en Mateo 13:32; Marcos 4:32; Lucas 13:19; Apocalipsis 14:8; 16:19; 18:2,10,21; 4.9; capítulo 5 en Apocalipsis 9:20; capítulo 6 en 2 Timoteo 4:17; Apocalipsis 4:9; capítulo 7 en Apocalipsis 7.11; 11:7; 12:3; 13:1; 17:3,8; 13:2; 1:14; 20:4,11; 13:5;  19.20; 5:11; 20:12; Mateo 24:30; 26:64; Marcos 13:26; 14:62; Lucas 1:33; 21:27; 22:69; Apocalipsis 1:7,13; 10:11; 11:15; 14:14; 22:5; 17:12; 13:7; 20:4: 12:14: 22:5; capítulo 8 en Lucas 21:24; Apocalipsis 8:10; 11:2; 12:4; 1:17; 10:4; 22:10; capítulo 9 en Apocalipsis 10:7; 11:18; Mateo 24:15; Marcos 13:14; capítulo 10 en Apocalipsis 1:13,14; 2;18; 19:6,12; 12:7; 1:17; 14:14; capítulo 11 en 2 Tesalonicenses 2:4; Mateo 24:10; capítulo 12 en Mateo 24:21; Marcos 13:19; Apocalipsis 12:7; 13:8; 16:18; 17:8; Judas 9; Mateo 25:46; Apocalipsis 7:14; 20:15; 21:27; Mateo 13:43; Marcos 13.14; Apocalipsis 10:4; 22:10; 4:9,10; 10:6; 12:4; 10:4; Marcos 13:14; Mateo 24:15; Santiago 1: 12; 5:11. He adaptado el orden según los versículos de Daniel del "Nuevo Auxiliar Bíblico" de Manley, Robinson y Stibbs).


El libro de Daniel contiene importantes porciones escritas en primera persona por Daniel mismo (Daniel capítulos 7 a 12 ) y por Nabucodonosor (Daniel 4:1 37 ). El libro fue posteriormente editado por Esdras, y según el talmúdico Baba Bathra (15a) habría sido también editado actualizado por la Gran Sinagoga. El apóstol Pablo alude claramente a él en su segunda epístola a los Tesalonicenses. El Apocalipsis escrito por el apóstol Juan está estrechamente relacionado al libro. Por lo cual, la inspiración profética entrelaza perfectamente la visión panorámica de la "historia salutis" en la "historia mundis".  Sus asertos  proféticos son corroborados por el desarrollo histórico posterior a Daniel, alcanzando incluso nuestra época contemporánea.


El profeta Ezequiel, en nombre de Dios, menciona en sus profecías a Daniel en varias ocasiones (Ezequiel 14:14,20; 28:3). Algunos han pretendido infructuosamente identificar al Daniel citado por Ezequiel con el Daniilu, padre de Akhatu, de la epopeya ugarítica que lleva el nombre de este último, subscrita por el escriba Ilimilku de Ugarit, y desenterrada en 1830 por Albanese, Dussand y Schaeffer, con la biblioteca del gran palacio adjunto al templo de Ba1lu, de la época del 1500 al 1370 antes de Cristo. Tal rey Daniilu refaíta parece ser citado en el papiro Anastasi I, como residente en Hermón cercano a Damasco. Sin embargo, la epopeya de Akhatu no tiene ni el más mínimo parecido con la historia de Daniel. El parecido de nombres ya era común desde los tiempos antiguos del proto semítico. David mismo tuvo un hijo con nombre similar (1 Crónicas 3:1). Nombres similares pueden verse también en Esdras 8:2 y Nehemías 10:6. El profeta Ezequiel obviamente era del tiempo de la cautividad en Babilonia (Ezequiel 1:1; 8:1; 20:1; 24:1,2; 26:1; 29:1,17; 31:1; 32:1; 33:21; 40:1) al igual que Daniel quien llegó a ser prominente entre su pueblo, le sobrevivió a Ezequiel (Daniel l:1,21; 2:1: 5:31; 7:1: 8:l; 9:1; 10:1) y se destacó en las cortes de Babilonia, Media y Persia.


Bajo su influencia el judaísmo revelacional alcanzó merecido respeto, como consta en el hecho de que Darío el Medo pusiera a un sacerdote judío al frente de la guardia del palacio mortuorio. Zoroastro mismo muestra influencia hebrea. Los magos que vinieron de Anatolia (Mateo 2:1 3) a visitar al Mesías recién nacido, eran portadores de una antigua tradición de expectativa mesiánica que era general en el Oriente, según lo atestiguan también los historiadores Tácito y Suetonio.
 
No es ningún secreto que, además de la Biblia, varios historiadores antiguos se refieren también a los tiempos de Nabucodonosor, de sus sucesores y de los conquistadores de Babilonia. Tales como, por ejemplo, Beroso, Herodoto, Jenofonte, Ctesias, Diodoro Sículo, Esquilo, Magaste¬nes, Diocles, Filostrato, Escoliasta Aristofanita, Menandro, Hecateo de Abdera, Abideno, Eusebio de Cesarea y Flavio Josefo.


Este último sostiene (Antigüedades de los Judíos X,10,7) que Daniel levantó en Ecbatana, Media, la admirable torre mortuoria donde se sepultaba a los reyes medos, persas y partos. También sostiene Josefo que el sumo sacerdote Onías impresionó a Alejandro Magno en el año 332 antes de Cristo cuando le mostró que su levantamiento y venida a Palestina estaban profetizados en el libro de Daniel (Antigüedades Judaicas XI,8,5).


Respecto a la historia del período griego véanse, además de los libros I y II de los Macabeos, también a los historiadores Agatárquides de Cnido, Nicolás de Damasco, Polibio de Megalópolis, Timágenes y Estrabón de Capadocia.


Pero la historicidad de los hechos narrados en el libro de Daniel y otros de la Biblia contemporáneos o cercanos a él, ha sido además confirmada por los descubrimientos arqueológicos.  Tales por ejemplo: La Crónica Babilónica del año 7 de Nabucodonosor, que trata del primer asedio a Jerusalén, publicada por Wiseman en su "Crónica de los Reyes Caldeos", y por Parrot.


Weidner y Albright publicaron también las tablillas halladas por Koldewey en su expedición a Babilonia, en las que se halla la lista de prisioneros de Nabucodonosor entre los años 10 y 35 de su reinado, donde aparece el nombre del rey Joaquín de Judá y el de sus compañeros. Albright también publicó el sello de Eliacim, intendente de Joaquín.


En 1935 J. L. Starkey halló 18 cartas grafocananeas comúnmente conocidas como las "Ostrakas de Laquis" en las que con antiquísima escritura sinaítica en medio de nombres egipcios se cita al Conías bíblico y se hacen referencias al profeta Jeremías. También se halló en Mizpa, en la tumba de Jazanías, ayudante de Godolías, el sello de éste último.


Respecto de Ciro rey de Persia, aparte de las historias de Beroso, Herodoto y Jenofonte, se hallaron la Crónica de Nabonides y el Cilindro de Ciro.  Respecto de Cambises se hallaron los papiros arameos con los Textos de Elefantina, entre los que sobresale el "papiro pascual".  De Darío nos informa la Inscripción de Behistún. Los documentos cuneiformes también ilustran a Daniel al hacer referencia a los distintos tipos de castigos aplicados por los babilonios y persas; fuego por Nabucodonosor y leones por Medo Persia. El incidente de la locura de Nabucodonosor se corresponde con las informaciones históricas de Beroso, Abideno y Eusebio.
 
La confusión de algunos críticos respecto a la fecha del primer sitio de Jerusalén se desvanece cuando se comprende que el año tercero de Joaquín según Daniel corresponde al año cuarto según Jeremías, pues uno contabilizaba según el método cronológico babilónico, que antes del año primero contaba el año de ascensión; en cambio el otro contabilizaba según el método cronológico palestino, que no hacía cuenta aparte del año de ascensión. De modo que la historicidad de Daniel está perfectamente confirmada con evidencias externas de la historia y la arqueología.


Los supuestos anacronismos que los críticos parecen hallar al hacer el análisis lingüístico de Daniel, han sido también debidamente refutados por la investigación moderna.  El libro de Daniel está escrito en hebreo, con porciones en arameo, y algunas palabras persas y otras pocas griegas. Un paralelo de bilingüismo puede hallarse también en obras indias antiguas. El hebreo del libro de Daniel es escaso en palabras griegas (sólo 3), lo cual sería extraño si, como pretenden ciertos críticos, el libro hubiese sido escrito en fecha posterior a las conquistas de Alejandro Magno. Quienes siguen a S. R. Driver debieran notar esto. A pesar de que Daniel moró en las cortes extranjeras de Babilonia, Media y Persia, sin embargo su hebreo es similar al de Ezequiel, como lo demuestran Jenkins y  Pusey. Su estilo es anterior al del hebreo del Eclesiástico, que a su vez antecede al de la Misnah de los rabinos tanaítas. El hebreo de Daniel es arcaico comparado con el hebreo del Qumram; y algunas palabras catalogadas como neologis¬mos se han descubierto ahora tan antiguas cual raíces similares a las del mismo Código de Hamurabi.


Por su parte, el uso del arameo en Daniel en tiempos de Nabucodono¬sor, así como posteriormente el de Esdras en tiempos de Artajerjes, no es de ningún modo anacrónico, puesto que se corresponde con el uso de la época, tal como se demuestra en la correspondencia diplomática, de lo que tenemos ejemplo en el papiro arameo de Saqqara, Egipto, en el que el rey Adón de Ascalón pide ayuda en arameo al faraón Necao contra Nabucodo¬nosor.  Ch. Boutflower ha demostrado que los nombres propios aparecen en Daniel derivados del asirio babilónico como corresponde a su fecha de composición y no al período posterior a Antioco Epífanes. (Véase también a Archer, Baumgartner, Clinton, Harrison, Kitchen, Rave, Rosenthal, Thomsom, Wiseman, Young). La ortografía aramea de Daniel tiene similitud con la de los textos arcaicos de Ras Shamra. Su arameo se corresponde mejor con el de los papiros de Elefantina que con el de los documentos del Mar Muerto y el de los Tárgumes.
 
En cuanto a las palabras prestadas del antiguo persa en Daniel, principalmente entre los pasajes arameos, no son de extrañar puesto que Daniel escribió en el período persa, y además tales palabras se refieren mayormente a la política: a instituciones administrativas y a oficiales de gobierno. Igualmente sucedió con los escribas del Elam en Persépolis después de la conquista de Ciro. Además es notorio que el arameo y el antiguo persa de los Medos estuvieron en contacto desde los tiempos de Agumkakrimi, rey babilonio de Padan Aram en 1650 antes de Cristo. Posteriormente se dieron también otras ocasiones de contacto como las conquistas de Pudilu de Asiria (1350 a. C.) y Asur ris isi (l150 a.C.) sobre Aklami; la de Asurbanipal (888 a.C.) sobre Bit Adini; las transportaciones llevadas a cabo por Tiglat Pileser I y II, y por Sargón; las luchas llevadas a cabo por los reyes Saúl y David. También las inscripciones reflejan tales contactos arameo persas muy anteriores a Daniel; tales por ejemplo: la inscripción de Zaidir de Hamat, y la de los reyes Samahlenos de Amanus. El persa de Daniel es claramente el antiguo y no el macabeo.
 
Por otra parte, palabras griegas se hallaron ya en los papiros de Elefantina del tiempo de Jedonías. Las pocas palabras griegas en Daniel se refieren a antiguos instrumentos musicales importados. Una, provenien¬te del indo europeo, e incluso mesopotámico, y usada ya por Homero varios siglos antes, por ejemplo en su himno 51 a Mercurio, y caracteriza¬da en relieves asirios y heteos de  mil años antes de Cristo (cítara). Las otras dos (saterán y sampoña), usadas ya por Pitágoras y Píndaro en los siglos VI y V antes de Cristo. Boutflower y J. McDowell han recopilado varios testimonios arqueológico históricos de contacto cultural gre¬co babilónico desde siglos anteriores a la época de Daniel; tales por ejemplo: las Tablillas de Amarna, que muestran contacto greco cananeo incluso en tiempos de Moisés. Contacto greco palestino en tiempos de Ezequías es documentado, como lo anterior, por Sayce.  Téngase además en cuenta el número de registros asirios de cautivos griegos en tiempos de Sargón, como cuando acometió contra los piratas griegos, según consta en la línea 21 de su inscripción cilíndrica, en la que también Sargón recibe regalos de los reyes chipriotas, cuyos sucesores más adelante colaboraron con Asaradón de Nínive, como consta también en el cilindro de éste último. Igualmente Senaquerib transplantó cautivos griegos al Tigris y a Tarso. A más de comerciantes, hubo también mercenarios griegos en aquellos tiempos anteriores a Daniel.  Véanse los escudos griegos de la batalla de Carquemis, y el uso de mercenarios y artistas por la Babilonia de Nabucodonosor y el Egipto de Psamético I en Dafne, y Psamético II en Nubia.  Antiménides de Lesbos, hermano del poeta griego Alceo, sirvió en el ejército del rey asirio. Los antiguos griegos también establecieron colonias: en Palestina en tiempos de Ezequías; cerca de Ugarit en Minet El Beida, siglo VI a. C.; en el Pelusio Nilota (Herodoto), y en la misma Babilonia (Josefo). Obsérvese la antigua cerámica griega en Nínive, Babilonia, Siria, Fenicia, Palestina y el Golfo de Akabah; igualmente las importaciones de Al Mina. Unas pocas palabras griegas en Daniel referidas a antiguos instrumentos musicales no son en tales circunstancias de trasfondo histórico ningún anacronismo, sino plenamente naturales.


Otros respectos demuestran también la antigüedad de Daniel. La oración por Belsasar en el libro de Baruc (1:11,12) refrenda la historicidad de este misterioso Belsasar al que sólo Daniel ubica claramente antes de Herodoto, y el cual es mencionado también en la Inscripción de Nabonido y otros textos cuneiformes.


En el libro I de los Macabeos, Daniel y sus compañeros son puestos como ejemplo por Matatías a sus hijos, haciendo uso de la Septuaginta. Esta traducción es de los tiempos de Ptolomeo Filadelfo, siglo III a.C., la cual contiene las adiciones apócrifas griegas a Daniel (Canto de los tres Jóvenes, Susana, Bel y el Dragón) que no se hallan en el texto hebreo. El griego de la LXX y el de Teodoción revelan dificultades técnicas de traducción; todo lo cual manifiesta que el texto hebreo de Daniel debe ser lo suficientemente anterior para justificar las dificultades de traducción, la adición de porciones apócrifas a algunas copias que quizá las tenían en hebreo antes de la LXX, y la consideración de canonicidad del libro de Daniel en época macabea como para ser usado por Matatías.


La antigüedad del libro de Daniel también queda atestiguada por el hecho de ser considerado canónico entre los esenios de la comunidad del Qumram, que se consideraban los guardianes de la ortodoxia en Israel. Tal libro y sus comentarios se halló en el Qumram, y el carbono 14 atestigua pertenecer al período macabeo. Daniel es ya reconocido como profeta en el Florilegio de la Cueva 4 del Qumram. De modo que su canonicidad allí implica su antigüedad. El libro de Daniel se situó entre los Ketubim debido a su carácter de hombre público. Los Ketubim se agrupaban por tema y no por fecha. Daniel pertenece al género apocalíptico que él mismo sirvió para promoverlo.


Son, pues, hoy en día muchos los eruditos que ante la evidencia documental reconocen y defienden la historicidad y autenticidad del libro de Daniel. La vieja crítica revivida de Porfirio ha recibido pues su golpe de muerte a mano de los trabajos de reconocidos eruditos de entre los cuales hacemos mención en orden alfabético de los siguientes más accesibles: G. Ch. Aalders, 0. T. Allis, G. Archer, Ch. Boutflower, R. Dougherty, J. Finegan, R. F. Harrison, C. E. Keil, G. T. Manley, J. McDowell, E. B. Pusey, S. Vila, B. K. Waltke, J. Whitcomb, J. D. Wilson, D. J. Wiseman, L. Woolley, Ch. Wright, E. Y. Young, etc.


Cuando nos acercamos, pues, al libro de Daniel, nos estamos acercando a genuina profecía inspirada por el Espíritu Santo, escrita por el mismo Daniel en su propia época, y editada luego por Esdras y la Gran Sinagoga fielmente.


Tomado del libro Roma en la Profecía de Daniel, por Gino Iafrancesco V.

Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Comentarios
No se encontró ningún comentario.

Agregar Comentario
*
*(No será publicado)
*
*

← Volver a todos los artículos
Síganos en Síganos en TwitterSíganos en Facebook
Ingreso Usuarios
Usuario: 
Contraseña: 
Registrarse   ¿Olvidó su contraseña?
Comparta esta página web con sus amigos y familiares para que ellos también conozcan de Cristo.
» Recomienda esta Página Aquí «
Película Recomendada
fireprof.jpg
Jamas abandones a tú pareja especialmente en un momento díficil
>> Ver Resumen  2 Comentarios

Hermanos en Comunión
Contactos: contactos@hermanosencomunion.net.
© 2009. Colombia - Suramérica.
Última Modificación:  21 de Febrero de 2018, 4:15pm
Cantidad Total de Visitas: 913423
Diseño y Desarrollo por ItrioNET.