Inicio
¿Quiénes Somos?
El Cuerpo de Cristo
Otros Sitios
Libro de Visitas
Contactos

"Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos. Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en tí, que también
ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste."
Juan 17:20−21.
Compartir en
Compartir en TwitterCompartir en Facebook
La pérdida de la libertad (1)
Viernes 27 de Julio de 2012

Al examinar los evangelios, especialmente el de Juan, llama la atención algo asombroso respecto de nuestro Señor Jesucristo: su falta de libertad. Siendo él el ser más libre que ha pisado la tierra, en cierto aspecto él no tenía libertad, puesto que hacía y decía sólo lo que el Padre le decía, y en los tiempos que el Padre le había señalado.


Cuando se cumplió el tiempo acordado en el eterno consejo divino, Dios envió al Hijo. Tal como dice en la Escritura: "Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo" (Gál. 4:4). Luego, al ser introducido en el mundo, el Hijo dijo: "He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad" (Hebreos 10:7). Todo está claro y en orden: Dios envía, y el Hijo viene. Desde entonces, todo en la vida del Señor Jesús es hecho en total obediencia al Padre. Él dijo: "Nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo" (Juan 8:28). "Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras" (Juan 14:10).


Esto nos resulta en extremo sorprendente, puesto que nosotros presumimos de conocer nuestro camino y nuestros tiempos, de saber qué decir y cuándo. Buscamos oportunidades y las aprovechamos apenas se presentan. Organizamos nuestro tiempo, planeamos nuestro futuro con mucha antelación. Y nos molestamos cuando algo interfiere en lo que estamos haciendo.


En cambio, el Señor se muestra a sí mismo casi como desvalido, como no teniendo voluntad propia, como no sabiendo qué hacer. Nos parece que él tuvo muchas oportunidades, pero que no siempre las aprovechó. A sus hermanos que le invitaban a Jerusalén les dijo: "Mi tiempo aún no ha llegado, mas vuestro tiempo siempre está presto" (Juan 7:6). A su madre, en otra ocasión le dijo: "Aún no ha venido mi hora" (Juan 2:4). En cambio, en otra oportunidad, cuando unos griegos le buscaban, dijo: "Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado" (Juan 12:23). Era el tiempo de ir a la cruz.


A nosotros nos parece que, una vez salvos, debemos aprovechar cada minuto haciendo y diciendo cosas; sin embargo, todo lo que hagamos sin una estrecha dependencia de Dios será vano y sin provecho. El Señor vivió treinta y tres años y medio, pero sólo los últimos tres año y medio tuvo un ministerio público. Y de ese tiempo, probablemente fue mucho menos el que estuvo con la gente. Sin embargo, cuán bien aprovechado fue, y cuán fructífero.


Cuánto necesitamos perder nuestra libertad, para entrar en una dimensión nueva de absoluta dependencia de Dios. Para que en nuestra breve y desaprovechada vida hagamos al menos un par de cosas buenas.


Tomado de www.aguasvivas.cl.

Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Comentarios
No se encontró ningún comentario.

Agregar Comentario
*
*(No será publicado)
*
*

← Volver a todas las reflexiones
Síganos en Síganos en TwitterSíganos en Facebook
Ingreso Usuarios
Usuario: 
Contraseña: 
Registrarse   ¿Olvidó su contraseña?
Comparta esta página web con sus amigos y familiares para que ellos también conozcan de Cristo.
» Recomienda esta Página Aquí «
Película Recomendada
fireprof.jpg
Jamas abandones a tú pareja especialmente en un momento díficil
>> Ver Resumen  2 Comentarios

Hermanos en Comunión
Contactos: contactos@hermanosencomunion.net.
© 2009. Colombia - Suramérica.
Última Modificación:  21 de Febrero de 2018, 10:04pm
Cantidad Total de Visitas: 913565
Diseño y Desarrollo por ItrioNET.